Hasta ahora el sistema contable ha tenido cambios importantes a tal grado que, aunque hasta apenas hace unos años llevarla de manera electrónica era una opción y sólo se aplicaba en algunas obligaciones fiscales, ahora es completamente obligatoria y todos los procesos con la autoridad fiscal se pueden realizar de manera electrónica.

De acuerdo con un estudio del Grupo de Investigación Jóvenes y Tecnologías de la Información y la Comunicación (JOITIC, por su sigla en catalán) los jóvenes entran en contacto con las nuevas tecnologías a edades cada vez más tempranas y el acceso a las TIC es generalizado. Según cifras del JOITIC, 98% de los jóvenes tienen ordenador y 90% posee un teléfono móvil. Además, el uso del ordenador aumenta con la edad.

Lo anterior podría ser un punto más a favor para que los jóvenes pierdan la idea de que los procesos fiscales son tediosos, complicados y que se tienen que meter entre el  papel para manejar su contabilidad.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2013, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los jóvenes que se encuentran entre 15 y 29 años suman 31 millones de personas, lo cual representa 26.5% de la población total. La tasa de desocupación de jóvenes para el primer trimestre de este año es de 8.4% y 62.6% de los jóvenes ocupados trabajan en el sector informal.

Lo anterior preocupa a las autoridades fiscales pues, de acuerdo con la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, los jóvenes participan desde muy temprana edad al sostenimiento de los gastos públicos, aunque sea de forma inconsciente.

Pese a que muchos jóvenes no hacen formalmente contribuciones directas y, por tanto, no tienen obligaciones formales que se deriven de ello, como la inscripción al Registro Federal de Contribuyentes (RFC), llevar contabilidad o presentar declaraciones, avisos e informes a la Administración Tributaria los convierte en verdaderos pagadores de impuestos y contribuyen al gasto al adquirir bienes o servicios gravados con impuestos al consumo, como el Impuesto al Valor Agregado (IVA) , comentó el ombudsman fiscal.

Dijo que los jóvenes fácilmente pueden hacer una contribución positiva al convertirse en ciudadanos activos, entusiastas y creativos, ya que es más difícil para los ciudadanos mayores cambiar prácticas habituales, como la apatía y desinterés por las cuestiones públicas.

 

Con información del diario El Economista.

 

La juventud debe ver buena cara a la contabilidad
¡Puntua este post!
¿Te ha gustado el contenido? ¡Compartelo!Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Contáctanos por Whatsapp